Archive for the ‘Noticias’ Category

h1

Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes 2013 (Banco del Libro)

mayo 1, 2013

mejoresbancolibro2013

 

 

¨El Banco del Libro (sección venezolana del IBBY) celebró el pasado viernes 26 de abril la trigésimo tercera edición de uno de los más importantes eventos en su tipo en hispanoamérica, la selección de Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes, que este año se ha hecho sobre una muestra de 90 libros, la mayoría dirigidos al público infantil. La imagen del cartel es de la ilustradora venezolana Cristina Müller.

El Comité de Evaluación ha destacado que en la producción delibros para niños se ha visto fortalecida la tendencia a la creación de obras con tintes filosóficos, que invitan a explorar el mundo interior y psíquico. Se abordan temas como el respeto a las diferencias, la comprensión y aceptación del cambio, la muerte, la conciencia sobre lo trascendente en la vida de las personas, la importancia de los vínculos afectivos. Junto a esto, se encuentran temas realistas tratados en algunos casos desde lo poético y en otros de manera explícita pero respetuosa, donde la violencia y los conflictos sociales y bélicos detienen al lector sobre una de las múltiples aristas de la realidad.

Los temas y formas dirigidos al público adolescente incluyen temas como la guerra, el autismo, la muerte, el abuso sexual, la inmigración, la compleja entrada a la edad adulta… La entrada del cómic y la novela gráfica sigue en una escalada lenta pero segura como nuevo género. La poesía, presente en un tercio de la selección, ofrece propuestas curiosas con relatos líricos, juegos de palabras o con poemas emblemáticos hechos álbum, dándole al discurso poético otras dimensiones gracias a las imágenes. La muestra de narrativa, representada mayoritariamente por traducciones, revela temas de actualidad, profundiza en la posición política, social e íntima del joven¨.

Mejores libros infantiles

Originales:

  1. Abecebichos. Autor: Daniel Nesquens. Ilustrador: Jacobo Muñiz. Editorial Anaya: España.
  2. El libro que se muere. Autor: Ricardo Chávez Castañeda. Ilustrador: Carlos Vélez Aguilera. Editorial Norma: México.
  3. Había una vez. Autora: María Teresa Andruetto. Ilustradora: Claudia Legnazzi. Calibroscopio: Argentina.
  4. Nocturno. Autora e ilustradora: Isol. Fondo de Cultura Económica: México.
  5. Por el color del trío. Autor: Toño Malpica. Ilustrador: Iban Barrenetxea. Fondo de Cultura Económica: México.

Traducciones:

  1. Atrapados. Autor e ilustrador: Oliver Jeffers. Fondo de Cultura Económica: México.
  2. La cuestión de Dios. Autor: Oscar Brenifier. Ilustrador: Jacques Després. Océano Travesía: México.
  3. Otto: autobiografía de un osito de pelucheAutor e ilustrador: Tomi Ungerer. Ediciones B: España.
  4. Yo aquí solo soy el perro. Autora: Jutta Richter. Ilustradora: Hildegard Mülle. Editorial Lóguez: España.
  5. Un día diferente para el señor Amos. Autor: Philip C. Stead. Ilustradora: Erin E. Stead. Océano Travesía: México.

Menciones:

  1. Libro informativo: Imágenes de Santiago de León de Caracas. Autora: Inés Quintero. Ilustradora: Amelie Areco. Ekaré: Venezuela.
  2. Libros entrañables: Ratón y Vampiro. Autora: Yolanda Pantín. Ilustrador: Jefferson Quintana. Editorial Lugar Común: Canadá. / Coco y Pío. Autor e ilustrador: Alexis Deacon. Ekaré: Venezuela.
  3. Personaje entrañable: El camino más largo. Autor e ilustrador: Nicolás Arispe. Fondo de Cultura Económica: México.
  4. Colección: Animales al natural. Autor: Masae Takaoka. Fondo de Cultura Económica: México.
  5. Libro informativo: Cómo ser un explorador del mundo. Autora e ilustradora: Keri Smith. Fondo de Cultura Económica: México.

Mejores libros juveniles

Originales:

  1. Dibujos a máquina. Autor e ilustrador: Rafael Cadenas. Editorial Camelia: Venezuela.
  2. Fiestas del agua: Sones y leyendas de Tixtla. Autores: Caterina Camastro y Héctor Vega. Ilustrador: Julio Torres. Editorial El Naranjo: México.
  3. Palabras envenenadas. Autora: Maite Carranza. Editorial Edebé: España.

Traducciones:

  1. Everlost. Autor: Neal Shusterman. Editorial Anaya: España.
  2. El monje y la hija de verdugo. Autor: Ambrose Bierce. Ilustrador: Santiago Caruso. Editorial Libros del Zorro Rojo: España.
  3. El túnel de cristal. Autora: María Gripe. Editorial Babel: Colombia.

Menciones:

  1. Novela gráfica: María y yo. Autores e ilustradores: Miguel Gallardo y María Gallardo. Editorial Sinsentido: España.
  2. Colección editorial: Colección de poesía ilustrada Había otra vez. Edición de Taller de comunicación gráfica con apoyo de Conaculta: México.
  3. Saga: Los juegos del hambre. Autora: Suzanne Collins. Editorial Molino: España.
Fuente: http://revistababar.com/wp/los-mejores-libros-para-ninos-y-jovenes-2013-banco-del-libro/
Anuncios
h1

Beneficios de la lectura

marzo 7, 2013

313320_597000563661926_1366568322_n

 

Los beneficios de la lectura

Leer favorece la concentración y la empatía. Alimenta la imaginación, modifica (para bien) el cerebro, nos hace progresar y nos prepara para el éxito: ¡larga vida a los libros!

Sacar tiempo

“Cada vez parece más difícil encontrarle un hueco a la lectura. El tiempo pasa entre el trabajo, navegar por internet, hacer deporte o salir con los amigos. Pero ¿cuándo hay tiempo para leer?

Aunque en España el 58% de las personas mayores de 14 años afirman leer frecuentemente, al preguntar por la falta de interés hacia la lectura tanto a lectores ocasionales como a no lectores, ambos dicen no disponer del tiempo suficiente. Además, por cada edad hay una razón distinta. Según un estudio elaborado por la Federación de Gremios de Editores, los españoles entre los 25 y los 54 años –la franja más activa desde el punto de vista laboral–, admiten no poder dedicarse a la lectura por falta de tiempo. Por lo que se refiere a los jóvenes no lectores entre los 14 y 24 años la motivación es sencilla: no leen porque no tienen interés o porque no les gusta. En cambio, los mayores de 65 años, al ver reducidas progresivamente sus facultades visuales, no logran dedicarse concreta y asiduamente a la lectura.

Dicen que a la lectura sólo hay que dedicarle los ratos perdidos, que se pierde vida mientras se lee. Lo cierto es que, agradable pasatiempo para muchos, obligación para otros, leer es un beneficioso ejercicio mental. Rendir culto al cuerpo está en boga, pero ¿y dedicar tiempo al cultivo de la mente? “Al igual que nos cuidamos y vamos cada vez más al gimnasio, deberíamos dedicar media hora diaria a la lectura”, sostiene el escritor catalán Emili Teixidor, autor de La lectura y la vida (Columna) y de la exitosa novela que inspiró la película Pa negre.
Favorecer la concentración y la empatía, prevenir la degeneración cognitiva y hasta predecir el éxito profesional son sólo algunos de los beneficios encubiertos de la lectura. Sin contar que “el acto de leer forma parte del acto de vivir”, dice el ex ministro Ángel Gabilondo, catedrático de Filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid y autor del reciente ensayo Darse a la lectura (RBA). Para Gabilondo, la lectura “crea, recrea y transforma. Una buena selección de libros es como una buena selección de alimentos: nutre”.
De la lectura de los primeros jeroglíficos esculpidos en piedra a la de la tinta de los pergaminos, o a la lectura digital, el hábito lector ha discurrido de la mano de la historia de la humanidad. Si la invención de la escritura supuso la separación de la prehistoria de la historia, la lectura descodificó los hechos que acontecían en cada época. Los primeros que leyeron con avidez fueron los griegos, aunque fuesen sus esclavos quienes narraban en voz alta los textos a sus amos. Siglos más tarde, la lectura se volvió una actividad silenciosa y personal, se comenzó a leer hacia el interior del alma. “Los grecolatinos vinculaban la lectura a la lista de actividades que había que hacer cada día”, sostiene Gabilondo. “Convirtieron el pasatiempo en un ejercicio: el sano ejercicio de leer”. Fueron los romanos quienes acuñaron el “nulla dies sine linea” (ni un día sin [leer] una línea).
¿Por qué es tan saludable? “La lectura es el único instrumento que tiene el cerebro para progresar –considera Emili Teixidor–, nos da el alimento que hace vivir al cerebro”. Ejercitar la mente mediante la lectura favorece la concentración. A pesar de que, tras su aprendizaje, la lectura parece un proceso que ocurre de forma innata en nuestra mente, leer es una actividad antinatural. El humano lector surgió de su constante lucha contra la distracción, porque el estado natural del cerebro tiende a despistarse ante cualquier nuevo estímulo. No estar alerta, según la psicología evolutiva, podía costar la vida de nuestros ancestros: si un cazador no atendía a los estímulos que lo rodeaban era devorado o moría de hambre por no saber localizar las fuentes de alimentos. Por ello, permanecer inmóvil concentrado en un proceso como la lectura es antinatural.

Según Vaughan Bell, polifacético psicólogo e investigador del King’s College de Londres, “la capacidad de concentrarse en una sola tarea sin interrupciones representa una anomalía en la historia de nuestro desarrollo psicológico”. Y aunque antes de la lectura cazadores y artesanos habían cultivado su capacidad de atención, lo cierto es que sólo la actividad lectora exige “la concentración profunda al combinar el desciframiento del texto y la interpretación de su significado”, dice el pensador Nicholas Carr en su libro Superficiales (Taurus). Aunque la lectura sea un proceso forzado, la mente recrea cada palabra activando numerosas vibraciones intelectuales.
En este preciso instante, mientras usted lee este texto, el hemisferio izquierdo de su cerebro está trabajando a alta velocidad para activar diferentes áreas. Sus ojos recorren el texto buscando reconocer la forma de cada letra, y su corteza inferotemporal, área del cerebro especializada en detectar palabras escritas, se activa, transmitiendo la información hacia otras regiones cerebrales. Su cerebro repetirá constantemente este complejo proceso mientras usted siga leyendo el texto.
La actividad de leer, que el cerebro lleva a cabo con tanta naturalidad, tiene repercusiones en el desarrollo intelectual. “La capacidad lectora modifica el cerebro”, afirma el neurólogo Stanislas Dehaene, catedrático de Psicología Cognitiva Experimental del Collège de France en su libro Les neurones de la lecture (Odile Jacob). Es así: hay más materia gris en la cabeza de una persona lectora y más neuronas en los cerebros que leen. El neurocientífico Alexandre Castro-Caldas y su equipo de la Universidad Católica Portuguesa lo demostraron en uno de sus estudios, junto a otro curioso dato: comparando los cerebros de personas analfabetas con los de lectores, se verificó que los analfabetos oyen peor.
“Hay que leer con intensidad, despacio, con cuidado, viviendo la vida de las palabras”, dice Gabilondo. Al cobrar vida cada palabra, la imaginación echa a volar. El poder de la mente es tan fuerte que recrea lo imaginado, activando las mismas áreas cerebrales que se accionarían si se ejecutara la acción en la realidad. Lo demuestra un estudio de la Universidad de Washington a cargo de la psicóloga Nicole K. Speer. En un artículo publicado en la revista Psychological Science en el 2009, Speer afirma: “Los lectores simulan mentalmente cada nueva situación que se encuentran en una narración. Los detalles de las acciones registrados en el texto se integran en el conocimiento personal de las experiencias pasadas”.
Además de alimentar la imaginación y favorecer la concentración, la lectura ayuda a mejorar algunas habilidades sociales, como la empatía. Un ávido lector rápido aprende a identificarse con los personajes de las historias que lee y, como bien sostiene Emili Teixidor, “está más dispuesto a abrirse a otras vidas”. El psicólogo Raymond Mar y su equipo de la Universidad de Toronto probaron en el 2006 que las personas que consumen novelas son más empáticas respecto a los lectores de libros especializados o los no lectores. Al medir las habilidades sociales y el modo de interactuar de los dos tipos de lectores, los lectores de géneros literarios resultaron tener una mayor facilidad para ponerse en la piel del otro.
Pero no sólo es más empático quien lee, sino también mejor orador. Como dijo Cicerón, “a hablar no se aprende hablando, sino leyendo”. Lejos de la imagen solitaria e introvertida con la que se identifica al lector, lo cierto es que las personas lectoras desarrollan más sus habilidades comunicativas. “Al enriquecer el vocabulario y mejorar la sintaxis y la gramática; aprendemos a hablar adecuada y justamente”, sostiene Gabilondo. Hacer un correcto uso del lenguaje está bien valorado socialmente, por ello, quienes nutren su dialéctica mediante el hábito lector son percibidos por los otros como personas con gran capacidad de liderazgo. Son más apreciados profesionalmente. Según un estudio de la Universidad de Oxford, la lectura por placer predice el éxito profesional. Quien fue un ávido lector en su adolescencia tiene más posibilidades de triunfar en su madurez. Durante más de dos décadas, el equipo de investigación del psicólogo Mark Taylor analizó los hábitos y actividades de casi 20.000 jóvenes con ánimo de conocer qué actividades predecían el éxito profesional al cumplir 30. Ninguna práctica extracurricular –como hacer deporte o ir al cine–, evaluadas junto a la lectura, lograron tener un impacto significativo en el éxito profesional. Sólo la lectura. Las mujeres que a los 16 años leían libros por puro placer tenían el 39% de probabilidades de alcanzar un puesto de gerencia frente al 25% de las mujeres no lectoras. Para los hombres, que suelen tener más posibilidades de llegar a altos puestos directivos, la cifra pasaba de un 48% entre quienes no leían a los 16 años, a un 58% entre los que sí lo hacían.
Claro que también hay que leer en la madurez y en la vejez. El ejercicio de leer cobra sentido al final de nuestras vidas. Neurólogos y psicólogos recomiendan “la lectura como método preventivo del alzheimer u otras enfermedades neurodegenerativas”, señala el doctor Pablo Martínez-Lage, coordinador del grupo de estudio de conductas y demencias de la Sociedad Española de Neurología. Cuando una persona comienza a padecer síntomas de demencia y a perder autonomía, influyen dos factores: las lesiones que ha producido la enfermedad y la pérdida de la capacidad de compensar. Compensar es poner a funcionar áreas del cerebro que antes no funcionaban, poner en marcha la reserva cognitiva, es decir, la capacidad intelectual acumulada a lo largo de su vida mediante conocimientos y actividades intelectuales. Para disponer de una buena reserva cognitiva es importante tener una vida intelectualmente activa. “Quienes se mantienen mentalmente en forma a lo largo de su vida, corren menos riesgo de padecer alzheimer, parkinson o enfermedades cardiovasculares”, concluye Martínez-Lage.
Los beneficios de la lectura no son únicamente personales. “Leer no sólo afecta a la cultura social, sino también a la economía y al comercio de un pueblo”, sostiene Emili Teixidor. Para el escritor, la lectura ayuda a exportar cultura fuera de nuestro país: “Ya que España no tiene petróleo, ¡tendrá que exportar inteligencia!”. También cabe recordar que a lo largo de la historia la lectura siempre fue uno de los vehículos de la democracia. “En países autoritarios la lectura siempre estará perseguida por contribuir a desarrollar la libertad de expresión, la cultura y la información”, afirma César Antonio Molina, ex ministro de Cultura y director de la Casa del Lector. Leer siempre tuvo el poder de transformar la sociedad, “y, si no, ¡fíjese en todos los que leyeron los evangelios!”, sostiene Teixidor. El escritor recuerda una anécdota, “ahora en el quiosco venden muy barato el Manifiesto Comunista de Karl Marx, en mis tiempos de estudiante hubieran perseguido al quiosquero“. Muchos libros fueron la clave del desarrollo de algunos acontecimientos históricos y ahora, en momentos de incertidumbre y crisis, la lectura debería adquirir protagonismo. No sólo como buena compañera de viaje para evadir y serenar. “No hay que refugiarse en la lectura, sino emplear su capacidad de modificar el estado de las cosas”, dice Gabilondo. Según el filósofo, hay que utilizar el poder de la lectura para transformar la sociedad.

El efecto contagio

El éxito educacional de un niño no depende tanto del estatus socioeconómico de su familia como de que sepa disfrutar de la lectura. “No importa qué, ni cuánto se lea, lo importante es leer”, dice Emili Teixidor. En su libro La lectura y la vida (Columna), el escritor da algunas claves imprescindibles para contagiar el hábito lector, “aunque cada maestrillo tenga su librillo”, afirma. El primero de los trucos es predicar con el ejemplo, “si quieres cambiar el mundo, por dónde empezarías, ¿por ti o por lo demás?”, dice. Tanto padres como educadores deben leer delante de los niños para lograr despertar su interés.
Las lecturas obligatorias a las que se somete a los más pequeños son contraproducentes, según Teixidor. Cada uno debería encontrar su camino y saber qué quiere leer, qué tipo de narración es la más adecuada para él, “yo, por ejemplo, encuentro fantástico poder conversar con Séneca y con Cicerón –afirma– y sé que muchos otros no soportarían la lectura de los clásicos”. Con lo que está de acuerdo el escritor es con la denominada “hora del silencio”, cuya aplicación se ha puesto de moda en algunos colegios. “Es una hora en la que lee todo el centro, desde los alumnos hasta la directora o el conserje –cuenta– .Lo importante es facilitar tiempos y espacios para aprender la disciplina de leer diariamente”. La planificación de la lectura es un importante elemento para desarrollar el hábito lector.
Pero, sin duda, el mejor truco para incentivar la lectura es expandir la curiosidad desbocada, la pasión por descubrir mundos, por conocer personajes, hechos e historias. “Un maestro siempre comenzaba sus clases hablando de dos libros: el primero lo recomendaba y el segundo lo prohibía diciendo que sólo podía leerlo él”, recuerda Teixidor. El libro prohibido era mucho más leído por sus alumnos que el que inicialmente había recomendado”. La curiosidad siempre mata al gato, potenciarla en lo que a la lectura se refiere, siempre es un gran aliado”.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20120613/54312096470/los-beneficios-de-la-lectura.html

h1

Cassany: “Leer y escribir es mucho más difícil en la red”

abril 10, 2012

Daniel Cassany en la Feria del Libro de Buenos Aires

Daniel Cassany

“El 5 de mayo, Daniel Cassany, especialista en investigación de la comunicación escrita, se presentará en el Congreso Internacional de Promoción de la Lectura y el Libro, una de las propuestas destacadas para educadores de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Cassany es Licenciado en Filología Catalana y Doctor en Enseñanza de Lenguas y Literatura de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de Barcelona.  Además, este profesor titular de Análisis del Discurso en lengua catalana en la Universitat Pompeu Fabra, publicó Describir el escribir, Enseñar lengua, Reparar la escritura, La cocina de la escritura, Tras las líneas y Afilar el lapicero, entre otros.

– Desde hace un tiempo se han desarrollado programas como “Conectar-Igualdad” de Argentina y “Escuela 2.0” en España, para que cada alumno de las escuelas públicas reciba de forma gratuita una computadora portátil, con el objetivo de romper la brecha digital. Sin embargo, las generaciones nativas de Internet le llevan ventaja a la mayoría de sus profesores en el uso, ¿cómo deben enfrentar los educadores este desafío?, ¿qué estrategias les sugeriría?

Este es una cuestión de mucha actualidad e interés, en efecto, y es también el tema central de una investigación en curso. Al respecto diría varias cosas:

Es importante que los gobiernos inviertan en la compra de portátiles para todos los estudiantes porque los ordenadores ya están en todos los ámbitos y en todas las actividades sociales -y lo estarán todavía más en el futuro-, por lo que la educación debe incorporarlos en su práctica diaria. Sería inimaginable que las escuelas siguieran solo con libros y papel, cuando éste está desapareciendo poco a poco de muchos entornos (empresas, instituciones, comercios, aeropuertos, etc.). Más allá de si se aprende más o mejor con ordenadores, los chicos tienen que acostumbrarse a usarlos para buscar, gestionar, comprender, transformar y producir información y conocimiento, porque esta es la forma actual y futura de acceder a los datos (sin olvidarnos del uso del libro, que coexiste y seguirá por muchos años).

Los ordenadores han tenido mucho más impacto fuera de la escuela (en el ocio, la vida privada, lo que hacemos por nuestra cuenta, al margen de la educación) que en el aula. Eso no es malo, porque lo que aprendemos fuera de la escuela también revierte -de algún modo- en la educación formal. Por eso es importante que los portátiles no se queden en la escuela cuando acaban las clases, que los chicos se los puedan llevar a sus casas por la noche, y que puedan usarlos también para hacer otras cosas, más allá de la escuela. Incluso también debemos ver como positivo que otras personas (padres, hermanos) los usen fuera de la escuela.

Leer, escribir e interactuar en la red es una forma totalmente diferente de hacerlo con el papel y los libros, de modo que hay que aprender sus particularidades y adaptarse. En pocas palabras, la red permite acceder a muchísima información, pero eso no significa que sea de calidad o que la podamos entender de manera simple. Precisamente, en la red hay mucha porquería (mentiras, exageraciones, falsedades, manipulaciones) y mucha información que proviene de todo el planeta (de comunidades, culturas y lenguas que desconocemos), por lo que resulta mucho más complejo poder comprenderla, darle sentido e interpretación desde nuestro contexto. Leer y escribir es mucho más difícil en la red. Por ello, los educadores deben enseñar en el aula a los chicos a manejarse en este entorno: a buscar información con los motores de búsqueda, a saber elegir las palabras clave, a saber usar los operadores booleanos, a leer críticamente y evaluar la fiabilidad de las informaciones, a distinguir diferentes puntos de vista (por ejemplo, una perspectiva política, de una científica o religiosa), a saber elegir el resultado más fiable, a saber incorporarlo en la vida de uno, a contrastar la información que aporta, etc. Por poner un ejemplo concreto, las tareas de lectura en línea deberían dejar de preguntar ‘cuál es la idea principal’, que es una pregunta de la época del papel, para preguntar ‘quién escribió eso y qué pretende’, que es una pregunta de la época de Internet.

Daniel Cassany en la Feria del Libro

– Los jóvenes pasan cientos de horas frente al ordenador, desarrollando blogs, fanfic y hasta ficciones sobre la realidad. ¿Es recomendable integrar estas actividades privadas de los alumnos a las aulas?, ¿por qué?

Sí, en líneas generales y con matices. Los alumnos aprenden mucho más hoy fuera del aula que antes, y eso es positivo. Lo hacen por la arquitectura de la red (varios perfiles de usuario, tutoriales de uso, barras de navegación, preguntas más frecuentes, foros de ayuda) y por la actitud cooperativa que se ha desarrollado en ella. Lo que los jóvenes hacen fuera del aula es, entonces, como el conocimiento previo, el punto de partida, desde el que habría que organizar los aprendizajes del aula.

Pero cabe pensar que la escuela tiene un currículo oficial, propio y acertado, que debe cumplir, de modo que la idea es partir de lo que hacen los jóvenes en su casa, fuera de la escuela, para traerlos hacia los aprendizajes más formales del currículo oficial, para que aprendan conocimientos científicos, impriman más rigor y detalle en sus actividades, etc.

– ¿Por ejemplo?

En vez de escribir un reporte o una monografía sobre el imperio egipcio o cualquier otro tema, pueden escribir un blog titulado ‘Mis sensaciones sobre Egipto’, en el que expliquen sus impresiones después de ver vídeos de YouTube, fotografías de Flickr o webs de historia de Egipto -que se vinculan en su blog- y que ellos comentan con sus sensaciones personales; también pueden buscar en Google Earth los lugares geográficos de los sitios arqueológicos, pueden diseñar un itinerario turístico para hacer un viaje, etc.

Otro ejemplo muy distinto es que si, por ejemplo, en la clase de literatura o de lengua y escritura, están trabajando los recursos retóricos y literarios, éstos se pueden poner en práctica escribiendo fanfic o leyendo fanfic en una web específica.

– ¿Es posible fomentar la literacidad crítica en un mundo dominado por las NTIC?, ¿de qué manera?

Yo diría que la literacidad crítica o la capacidad de poder leer y comprender la ideología, y de poder escribirla y producirla, es la única manera de poder seguir siendo un sujeto con plenos derechos y criterios en un mundo digital. La manera de hacerlo es enseñar en la escuela a leer críticamente, o sea, a preguntar por las intenciones (y no por las ideas principales), a leer siempre varios textos de manera comparativa (por ejemplo, los titulares de dos o más rotativos; la wikipedia y una enciclopedia en papel), a relacionar la información del texto con la vida personal del alumno, a contrastar las interpretaciones que cada alumno hace de un texto, etc.

– ¿Cómo piensa usted que se debe “promocionar” la lectura ante la competencia de los medios audiovisuales?

Creo que hoy ‘lectura’ incluye a los medios audiovisuales, de modo que es una suma, no una resta o una división. Los jóvenes hoy se ponen a leer Milenium después de haber visto las películas, después de leer una novela juvenil ponen sus comentarios en la web -en la que hay dibujos e incluso cómic o vídeos relacionados con esa obra. Puesto que ya casi no quedan textos monomodales escritos en el mundo actual, o sea, que estén constituidos por un solo modo (imagen, sonido, habla, escritura) y que este sea la escritura, la lectura ha pasado a ser multimodal sin más traumas ni problemas. Solo debemos incorporar la lectura -y comprensión- del diseño, el color, los iconos, las imágenes, los vídeos…- que se comprenden y analizan (piensan, reflexionan, discuten) con lenguaje natural humano, hablado o escrito.

– Por último, ¿qué temas desarrollará en su conferencia “Leer y escribir en el siglo XXI” en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires?

Pues intentaré trazar una panorámica sobre la lectura digital, mostrando algunos de los cambios relevantes que estamos viviendo, de manera apresurada. Pero que debemos ver con serenidad, curiosidad y alegría. Hablaré de nativos e inmigrantes, de visitantes y residentes, de abejas obreras y colmenas, de ‘empujar’ y ‘estirar’, de porquería y lectura crítica, de prácticas vernáculas y oficiales, de tecnología aparentemente muy popular que es infrautilizada y desconocida… en definitiva, de muchos conceptos y temas apasionantes. Me siento muy afortunado por haber nacido en 1961 y por haber tenido la oportunidad de conocer en primera persona el mundo antes de Internet y después de él”.

Fuente:  cassany-leer-y-escribir-es-mucho-mas-dificil-en-la-red

h1

Murió Moebius, el mejor ilustrador francés

marzo 16, 2012

“El dibujante francés Jean Giraud, más conocido como Moebius, uno de los artistas más influyentes del mundo del cómic, falleció ayer dejando una fértil obra encarnada en El teniente Blueberry y en sus incursiones en el cine”.

“Considerado uno de los lápices más importantes del noveno arte, Giraud falleció en París tras una larga enfermedad a menos de dosmeses de cumplir los 74 años, informó la agencia EFE.

“Moebius es uno de los creadores más importantes e influyentes del cómic mundial. No puedes decir que sabe de historietas si no conoces a este autor”, consideró Francisco Leñero, responsable del C+C Espacio y miembro de la agrupación Viñetas con Altura.

Sin embargo, Leñero reconoció que la obra del historietista no es muy conocida en el país. Mayormente debido a la dificultad de conseguir este material.

Giraud deja una obra extensa y un universo propio que pasó del realismo de sus primeros personajes, inspirados en el “far west” que conoció en México, donde fue a vivir su madre, a los abstractos dibujos que dibujó a partir de los 60, inspirados en un mundo fantástico y de ciencia ficción.

Fueron esas viñetas las que le valieron llamar la atención de directores cinematográficos que incorporaron su universo fantasioso a películas de culto como Alien, de Ridley Scott, El quinto elemento, de Luc Besson, o El secreto del abismo, de James Cameron.

Pero su fama internacional se había asentado antes de la mano de un personaje, El teniente Bluewerry, un “cow boy” que nació de sus lápices y de la pluma de Jean-Michel Charlier en 1963, y que firmó con el pseudónimo de Gir.

Supuso una relectura del género del western y encontró un enorme éxito de público que le abrió las puertas de las principales revistas ilustradas, empezando por Pilot, fundada por René Goscinny, creador de Asterix.

Pero en el cénit de su carrera, Giraud se cruzó con el artista chileno Alejandro Jodorowsky, exiliado en Francia, lo que le desvió de su carrera, hasta ese momento esencialmente realista, hacia universos más interiores e imaginativos de donde surge El Incal o Arzach, y donde comienzan a aparecer figuras surgidas directamente del universo onírico”.

Fuente:  Murio-Moebius-mejor-ilustrador-frances_0_1574842574.html

“Jean Giraud (8 de mayo de 1938, nogent-sur-Marne, Val-de-Marne, Francia – 10 de marzo de 2012, París, Francia) fue un historietista e ilustrador francés, que se dio a conocer con el seudónimo Gir y el western El Teniente Blueberry en 1964, para luego revolucionar la historieta de ciencia ficción de los años 70 y principios de los 80 con el seudónimo de Moebius y obras como El garaje hermético (1976-1979) o El Incal (1980). Tal fue su fama, que los medios de comunicación de su país llegaron a clasificarlo como compañero de los llamados nuevos filósofos (nouveaux philosophes) franceses”.

Para ver sus imágenes, ir a la página de Moebius:  www.moebius.fr

h1

VENEZUELA recibirá el premio de educación UNESCO-Hamdan Bin Rashid Al-Maktoum

marzo 14, 2012

 

“VENEZUELA recibirá el premio de educación UNESCO-Hamdan Bin Rashid Al-Maktoum
El Banco del Libro, con el proyecto Palabras por y para la no violencia, realizado en escuelas municipales de Baruta y Chacao con apoyo del Fondo de Iniciativas Locales de la Embajada del Canadá, recibirá en Dubai el premio UNESCO-Hamdan Bin Rashid Al-Maktoum que reconoce las iniciativas ejemplares en el mejoramiento del desempeño docente. La ceremonia se celebrará en el mes de abril junto a las otras dos instituciones galardonadas: La Rato Bangala Foundation (Nepal) y el African Institute for Mathematical Sciences Schools Enrichment Centre (Suráfrica)

Establecido inicialmente como un centro de canje de textos escolares en 1960 el Banco del Libro (Venezuela) se ha dedicado a la promoción de la lectura y la literatura para niños y jóvenes, a la formación de lectores críticos y al estudio de la literatura infantil y juvenil. Además, trabaja en articulación con instituciones públicas y privadas nacionales y locales, ha diseñado modelos de bibliotecas públicas y escolares y ha apoyado el trabajo de las redes de promoción de lectura dentro y fuera del país. Su programa de evaluación y recomendación de libros para niños y jóvenes en español es una referencia en Iberoamérica.

La Rato Bangala Foundation es una organización sin fines de lucro que entrena a maestros de primaria y secundaria y trabaja en alianza con el Bank Street College of Education de Nueva York y la Universidad Kathmandu en Nepal, en una operación tripartita fundada en el 2002. La fundación trabaja en cooperación con el Consejo de Bienestar Social del Nepal.

Por otra parte el African Institute for Mathematical Sciences Schools Enrichment Centre (AIMSSEC) trabaja para hacer llegar oportunidades educativas a las comunidades más necesitadas de Suráfrica, a través de la introducción de nuevas estrategias de enseñanza en el campo de las matemáticas. A la fecha el AIMSSEC ha impartido cursos a 800 profesores de toda Suráfrica.

Financiado por Su Alteza el Jeque de Dubai Hamdan Bin Rashid Al Maktum, el premio tiene por objeto apoyar, recompensar y promover las prácticas ejemplares en materia de docencia que contribuyan a mejorar la calidad y eficacia de los maestros con miras a lograr la Educación para Todos. El galardón concede especial importancia a las prácticas ejemplares aplicadas en los países en desarrollo y a las que se destinan a las comunidades marginadas y menos favorecidas. El premio se propone también facilitar el intercambio y la difusión mundial de prácticas docentes ejemplares.

Cada dos años el premio recompensa a tres candidatos de distintas regiones del mundo que hayan obtenido resultados extraordinarios en la mejora de la calidad y eficacia de los docentes en países en desarrollo o entre las comunidades marginadas o menos favorecidas, en el contexto mundial. El Banco del Libro ha sido seleccionado en el año 2012 con su programa de fomento de la lectura y la cultura de paz “Palabras por y para la no violencia”. El premio está dotado con 270.000 dólares estadounidenses que se dividen entre los tres galardonados”.

 

Noticias: Winners announced for the UNESCO-Hamdan Bin Rashid Al-Maktoum Prize

El Banco del Libro de Venezuela recibe un premio de educación de la UNESCO

Banksy prolífico artista del graffiti : Banksy

 

 

 

 

 

 

h1

Una historia sobre libros y el amor a los libros

febrero 29, 2012

“Cortometraje de animación inspirado, a partes iguales, en el Huracán Katrina, Buster Keaton, El Mago de Oz y el amor por los libros… Se trata de una historia sobre gente que dedica sus vidas a los libros y sobre cómo estos les devuelven el favor”.

The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore (2011)  Los fantásticos libros de vuelo del señor Morris Lessmore

“The fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore (Los fantásticos libros de vuelo del señor Morris Lessmore), ganador del premio oscar 2012 como mejor cortometraje animado, aumentó el número de visitas en su página oficial www.morrislessmore.com, según el diario digital El Nacional.

En sólo 12 horas, el cortometraje animado aumentó el número de visitas en un 41%.

El protagonista del cortometraje, mientras escribe su historia, es transportado por un terrible huracán lejos de su ciudad, que era alegre y en colores, a un mundo triste y gris en el que todo es desolación y además no puede escribir.

Mientras descubre ese horroroso entorno descubre una casa llena de libros con vida en la que puede saciar sus ansias de escribir, de soñar y de imaginar.

The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore fue dirigido por William Joyce y Brandon Oldenburg y producido por Moonbot Studios.

Usando una variedad de técnicas (miniaturas, animación por ordenador, animación 2D), el galardonado autor / ilustrador William Joyce y Co-director de Oldenburg Brandon presentan un estilo  de animación que se remonta a las películas mudas y musicales de MGM en Technicolor.

Según sus creadores, es una historia que está inspirada en ideas diversas como el huracán Katrina, Buster Keaton, El Mago de Oz y por supuesto el amor por los libros.

William Joyce es ilustrador y ha publicado su trabajo en varias portadas de la revista New Yorker, también ha creado personajes para Pixar y ha trabajado para empresas como Dreamworks y Disney.

Entre algunos datos curiosos de esta producción, el equipo de Moonbot Studios tuvo que pintar miles de libros a mano y construyó una manzana completa, a escala, del barrio francés de Nueva Orleans. Solo la producción de la película les demoró cerca de un año”.

Fuente: corto-animado-gano-oscar-aumenta-numero-vistas-red.html

                                                                                                             Buster Keaton

Sobre Buster Keaton, leer más aquí: keaton.htm

Joseph Francis “Buster” Keaton (Piqua, Kansas, 4 de octubre de 1895 – Woodlands hills, California, 1 de febrero de 1966) fue un famoso actor, guionista y director estadounidense de cine mudo cómico.

Se caracterizó principalmente por su humor físico mientras mantenía un rostro inexpresivo en todo momento, lo cual le ganó su apodo, “Cara de piedra”. En España fue conocido artísticamente como Pamplinas. Al igual que sus contemporáneos, Keaton provino del vodevil. Su padrino fue Harry Houdini, quien lo bautizó “Buster” (el destructor) tras verlo caer de una escalera sin una sola herida a la edad de tres años.

Hijo de actores, en su niñez participó en el espectáculo de sus padres, llamado Three Keatons, en el cual se mezclaban mímica y acrobacia.

Entre 1920 y 1928 escribió, dirigió y, en ocasiones, protagonizó diecinueve cortometrajes, entre los que destacan Una semana (1920) y La mudanza (1922). En ellos daba vida a un personaje en constante lucha con la realidad que le rodeaba y a la cual no siempre le era fácil adaptarse, con el que se hizo famoso”.

h1

“La mujer que enseñaba a leer”

febrero 13, 2012

Sarah Hirschman

“Nació en Lituania, vivió en los Estados Unidos y en París, donde estudió existencialismo con Simone de Beauvoir y se recibió de filósofa y licenciada en literatura francesa. Sin embargo, Sarah Hirschman, quien murió el pasado 15 de enero a los noventa años, será recordada como la fundadora del grupo de investigación Gente y Cuentos, abocado a mejorar a partir de la literatura y la lectura la calidad de vida de grupos marginados e iletrados. El programa recorrió varias ciudades del mundo, librerías y cárceles. Pero además, la investigación derivó en un libro publicado originalmente en 2009 y que acaba de aparecer en Argentina”.

Por Susana Cella

“Sarah Hirschman, luego de su formación en Berkeley (California) y especialización en Yale y Harvard, llevó a cabo una tenaz labor educativa sustentada en el poder de la ficción y su capacidad de llegar y apelar a quienes, desde ciertas perspectivas –sean limitadas, elitistas o interesadas–, son considerados no aptos para entrar en el sagrado recinto de la literatura. Sucedió, entonces, que lo que algunos calificaron de propuesta “utópica” y “populista” más bien resultó ser realizable y popular, como demuestra en Gente y cuentos. ¿A quién pertenece la literatura? El proyecto iniciado en 1972 en Massachusetts se fue extendiendo y confirmó que la literatura “puede convertirse en un espacio donde se establecen conexiones inusuales entre gente que por lo general no tiene acceso a ella”. Así, a las palabras de Danielle Allen en el prólogo, que ve al libro como “manifiesto” a favor de una educación inclusiva e igualitaria, podría agregarse que también es una defensa del valor de la palabra poética. Porque Hirschman no condesciende a “simplificar” los textos, ya que en los meandros de la escritura con sus ritmos, vocablos e imágenes, anida ese “algo” que al resonar en quien lee o escucha, impulsa una respuesta muchas veces imprevisible pero cargada de sentido.

A partir de la decisiva impronta de Paulo Freire y su sistema de educación participativa que no convirtiera a los estudiantes en meros depositarios pasivos, junto con las iniciales experiencias con grupos de culturas y sectores sociales heterogéneos, Hirschman fue diseñando su método de enseñanza. Una formulación que tuvo en cuenta estudios económicos, sociológicos, antropológicos, filosóficos y de teoría literaria (Bajtin, Barthes, Paul Ricoeur, formalistas rusos, Wolfgang Iser, Robert Jauss, entre otros), “interesantes elaboraciones de estos eruditos” que había que compatibilizar con la actividad en “los barrios, las iglesias, los centros comunitarios” para entrar en diálogo con quienes inclusive asumen que la literatura no es para ellos.

Gente y cuentos. Sarah Hirschman Fondo de Cultura Ecónomica 143 páginas.

El cuento, por su constitutiva brevedad, pareció el género más adecuado según la dinámica de las reuniones. Bajo la premisa de presentar el texto “exactamente como se escribió”, se hizo una selección (progresivamente ampliada) que desechó prejuicios en cuanto a lo que puede interesar o no a ciertos públicos. La propuesta de Hirschman, apartándose de los cuentos didácticos o transparentes, fue buscar los que tuvieran “sombras”, esto es, elementos que pusieran en juego la imaginación. Y en base a ésta y a sumergirse en el relato y disfrutarlo, decidió partir de “el escenario poético” para continuar con la búsqueda de “contrastes y confrontaciones”, “sombras”, y por último “el tema”. Estas categorías estructuran la tarea que realizan las coordinadoras de los talleres, eligiendo cuidadosamente preguntas tendientes a desinhibir y a facilitar la participación al ligar los mundos de la ficción con las concretas y disímiles experiencias de vida, lo que permitió vincular a gente diversa (por edad, origen, lengua, nivel educativo).

Luego de más de treinta años de trabajo, el balance es más que positivo, no sólo caen estereotipos y segregaciones, sino que se logra un salto cualitativo en el “descubrimiento más rico y más inteligente de uno mismo y los otros”. Porque, como Ricardo Piglia afirma en el ensayo que presenta este volumen, “la comprensión de una historia no es del orden del concepto o la información, sino de la experiencia y la revelación, o de la epifanía, para decirlo con James Joyce”.

Fuente:10-4572-2012-02-13.html